La prueba

Título original: The Recruit

Género: Acción

Calificación: 7

Duración: 115 minutos

Visionada: 27-03-2003

 

Reparto
Datos técnicos
Al Pacino ... Walter Burke Dirección: Roger Donaldson
Colin Farrell ... James Clayton Guión: Roger Towne, Kurt Wimmer, Mitch Glazer
Bridget Moynahan ... Layla Moore Música: Klaus Badelt, Ramin Djawadi
Gabriel Macht ... Zack Fotografía: Stuart Dryburgh
Mike Realba ... Ronnie País: USA 2003
Domenico Fiore ... Instructor num 1 Distribuidora: Buena Vista Internacional
Karl Pruner ... Dennis Slayne
Ron Lea ... Dell Rep
Jeanie Calleja ... Redactor adjunto 1
Jessica Greco ... Rubia del puente
Angelo Tsarouchas ... Taxista
Veronica Hurnick ... Interrogador del polígrafo
Eugene Lipinski ... Esquimal

 

 

Argumento

En un tiempo en el que el servicio de inteligencia es absolutamente vital para la defensa de un país, llega un thriller explosivo con Al Pacino y Colin Farrell que abre por vez primera las puertas de la CIA para que veamos lo que se cuece dentro: cómo se recluta a los agentes, cómo se entrenan para el espionaje y cómo aprenden las reglas de la supervivencia. Puede que James Clayton no dé el perfil del agente tradicional, pero no hay duda de que es el más inteligente de los novatos que están a punto de graduarse - y es la persona que Walter Burke quiere en la Agencia. Para James, trabajar en la CIA es una interesante alternativa para escapar de la rutina diaria. Lo que no sabe es que, antes de convertirse en Oficial de Operaciones, tendrá que superar el entrenamiento secreto de la Agencia donde los novatos adquieren los conocimientos necesarios para convertirse en veteranos experimentados. A medida que Burke le va mostrando los entresijos y las normas del juego, James asciende rápidamente y se enamora de Layla, una de sus compañeras. Pero cuando James comienza a cuestionarse su papel en la Agencia y la relación con su instructor, Burke lo asigna una misión especial que consiste en desenmascarar a un topo. A medida que el suspense llega a su punto álgido, vemos que las viejas máximas de la CIA son pura verdad: No confíes en nadie y Nada es lo que parece.

Volver a la página principal